miércoles, 25 de mayo de 2011

Sospecho....

Sospecho que no quedará nada que decir

cuando el dragón sobrevuele la vitrina ,

y el pez

se refugie en el árbol de la pared.

Sospecho que el tesoro escondido en el cofre

aparecerá en el cartel que desprende el olvido.

No veo dónde descansa el halcón de la inconsciencia

ni la esencia perdida del limón de aquel día.

El ruido se me esconde

dónde solo llega una brizna de aire,

y sospecho

que no estarás aquí cuando despierte

y baje hasta el final de los versos.

Estoy triste y confieso

que te echo de menos

cuando recuerdo tus ojos dormidos

en mis dedos.

Se echan de menos tus ojos y mis dedos.